Retro-crítica: 'Nervios rotos'

Slasher británico de finales de los 60 (1968) que relata la historia de Martin Durnley (Hywel Bennet), un perturbado mental que tiene como única familia un hermano retrasado y una madre que vive con un hombre que hace las veces de padrasto, ya que su padre real murió años atrás. Un día, Martin acude a una tienda y roba un juguete, justamente cuando una guapa joven llamada Susan (Hayley Mills) está también en el momento del robo. Los detectives acusan a ambos de estar compinchados pero Susan les dice que no conoce de nada a ese chico. En ese momento, Martin se hace llamar Georgie y aparenta ser un retrasado mental. A raíz de eso, Martin usará esa doble personalidad para alejarse distanciarse de sus problemas familiares y acercarse más a Susan, de la cual está profundamente enamorado. 

A lo largo de la película podemos ver como la personalidad del personaje se desdobla, pareciendo dos personas totalmente distintas. Cuando el personaje es Martin veremos como es violento e inteligente, mientras que cuando es Georgie es como un niño pequeño e inocente. Seremos testigos de las "mentiras" que dice cuando se encuentra personificado como Georgie, y también de la crueldad que representa cuando es Martin. Las situaciones harán que nos sintamos cercanos al personaje, centrándonos en su psicológica doble personalidad perfectamente representada. 

Se podría decir que 'Nervios rotos' bebe en gran parte de 'Psicosis' por la manera en la que se presenta la doble personalidad del protagonista, al igual que ocurría con Norman Bates. Ambos personajes lamentan la pérdida de un ser querido (Martin de su padre - Bates de su madre) y adquieren una doble personalidad que los ayuda en su vida diaria a relacionarse con las demás personas y a llevar una vida aparentemente normal. Incluso el final de ambas películas es, en cierto modo, similar. Otras película que se asemeja bastante es 'El estrangulador de Boston', curiosamente estrenada ese mismo año.

El guión está muy bien planteado, de forma que no se descubran las fechorías de Martin hasta el final de la película. Todo ello acompañado por una excelente banda sonora, compuesta por Bernard Herrmann que representa los silvidos del protagonista. Esta BSO la hemos podido escuchar también en alguna que otra película actual, como por ejemplo 'Kill Bill' o en series de TV como 'American Horror Story'.

En definitiva, una genial película que tiene grandes influencias y que no dejará indiferente a nadie después de su visionado. Desde mi punto de vista y como valoración personal, puedo decir que me parece excelente y es de mis favoritas.




LO MEJOR

-El personaje principal, Martin, y su doble personalidad.
-La banda sonora.
-Las situaciones.

LO PEOR

-No es demasiado innovadora.

No hay comentarios:

Publicar un comentario