Crítica de 'Posesión demencial'


Un pueblo lleno de paletos, un dios chino, un grupo de jóvenes punk aficionados a las pelis de terror serie B y Bruce Campbell en el papel de... Bruce Campbell! ¿Os lo imagináis? Pues eso es nada más y nada menos lo que nos muestra esta genial y cutre película. Digo lo de cutre porque la película destila cutrería por los 4 costados, y precisamente eso es lo que la hace una maravilla. 

Dirigida también por Bruce Campbell, seremos testigos de como un grupo de adolescentes se topan una noche con Guan-Di, el dios de la guerra chino (también del Tofu). Los chicos le tocarán la fibra sensible a Guan-Di, y terminará cargándose a alguno que otro. Precisamente uno de los que se salva es aficionado hasta la médula de Bruce, y no se le ocurrirá otra cosa que pedirle su ayuda junto al resto de habitantes del pueblo para que derrote al maléfico dios. Os podéis hacer una idea de lo demás.... ¡Pues no! No veremos a Bruce Campbell haciendo de Ash, ni usando motosierras ni "boomsticks" (aunque si habrá algún que otro guiño a esto), sino que lo veremos como en su vida real se refiere, vistiendo un look un tanto informal (buenísimo lo de que salga en camiseta hawaiana, todo un puntazo) y siendo más chulo que nunca. Incluso flirteará con Grace Thorsen en el papel de Kelly Graham (un puntazo aún mejor). Habrá algún que otro cameo interesante como el de Ted Raimi.

Los guiños a las películas del actor, serán bastante numerosos como ya he dicho. Por ejemplo veremos la habitación del fan de Bruce repleta de pósters de sus películas, así como de revistas Fangoria en las que se habla de él. Incluso en las conversaciones de los personajes y en algunas situaciones se colarán frases que harán referencia a su carrera profesional. 

La manera de actuar de Bruce nos hará reír en más de un momento, ya que lo veremos en situaciones muy casposas que nos arrancará alguna que otra carcajada. Si a eso le sumamos la simpleza del guión y los pocos medios técnicos con los que ha sido rodada la película (a fin de cuentas es clase B, ¿no?) obtenemos un cóctel que merece realmente la pena. 

La banda sonora es otro aspecto que nos sacará una sonrisa. A modo de musical, el chériff y otro paleto del pueblo cantarán una canción en la que cuentan la historia de Guan-Di (no tiene desperdicio alguno) y servirá de algún modo para narrar la historia. Podemos apreciar también acordes que nos sonarán a la BSO de Psicosis. En una escena parece que incluso la han puesto a posta (sólo se le ocurriría a Bruce).

Sin muchos más rodeos, recomiendo que la veáis, en especial si os gusta Bruce Campbell y sus películas (si lo odiáis mejor que la obviéis). Hail to the king, baby.

LO MEJOR

-Bruce Campbell interpretándose a sí mismo.
-La banda sonora.
-Las situaciones casposas, propias del cine de serie B.

LO PEOR

-La película en sí es mala, pero cuenta con Bruce Campbell así que... ¡retiro lo dicho!

No hay comentarios:

Publicar un comentario